dimecres, 19 de febrer de 2014

Poesia amatòria: pervivencia dels tòpics (1. Andreu en Capellà)

Andre el Capellà, Sobre l'amor (De amore), tractat del s. XII

1)      ETIMOLOGIA DE LA PARAULA AMOR
Cap. II: De dónde procede la palabra amor

“Amor” procede del verbo “amar”, que significa “coger” o “ser cogido” (capere vel capi).  Pues el que ama es cogido por las cadenas del deseo (captus est cupidinis vinculis) y anhela coger a otro con su anzuelo (aliumque desiderat suo capere hamo).

Hi ha un joc de falsa etimologia entre “amare” (estimar, amar) i “hamare (“agafar o pescar amb un ham”)

2)      DEFINICIÓ DE L’AMOR (mena de malaltia mental ocasionada per un excés de pensament, un pensament obsessiu):

Cap. I: ¿qué es el amor?
Amor est passio quaedam innata procedens ex visione et  immoderata cogitatione formae alterius sexus, ob quam aliquis super omnia cupit alterius potiri amplexibus et omnia de utriusque voluntate in ipsius amplexu amoris praecepta compleri.

El amor és una pasión innata que tiene su origen en la percepción de la belleza del otro sexo y en la obsesión (immoderata cogitatio: ‘pensament desmesurat’)  por esta belleza, por cuya causa se desea, sobre todas las cosas, poseer los abrazos del otro y, en estos abrazos, cumplir, de común acuerdo, todos los mandamientos del amor.

Els tres graus del procés amorós tal i com els exposa Andreu el Capellà ( visio, cogitatio immoderata, passio) pot inspirar-se en la gradació del procés de la seducció segons l’explica Agustí d’Hipona: suggestio, delectatio i consensus. A més, s’hi detecten ressons ovidians.

3)      AMOR EXTRICTAMENT HETEROSEXUAL
Cap. II: Entre quiénes puede existir el amor

Antes que nada es preciso advertir esto: que el amor no puede existir más que entre dos personas de distinto sexo. En efecto, el amor no puede surgir entre dos hombres o entre dos mujeres, pues dos personas del mismo sexo en modo alguno son aptas para darse recíprocamente las suertes del amor ni para llevar a cabo sus actos naturales (eius naturales actos exercendos).

4)      L’AMOR NEIX DE LA VISIÓ (ex uisu amor)
Cap. V: Qué persones son aptes para el amor.
Ahora hay que saber qué personas son aptas para llevar las armas del amor (ad amoris arma ferenda). Debes saber que toda persona dueña de sí misma, que sea apta para realizar los trabajos de Venus, puede ser alcanzada por sus flechas, a menos que se lo impidan la edad, la ceguera o la obsesión por el placer. […]
La ceguera impide amar, ya que un ciego no puede ver nada con lo que su espíritu llegue a obsesionarse (Caecitas impedit amorem, quia cacus uidere non potes tunde sus possit animus immoderatam suscipere cogitationem)  […] Pero reconozco que esto sólo es verdad a la hora de adquirir el amor, pues no niego que el amor que un hombre adquirió antes de su ceguera pueda perdurar una vez ciego.

5)      EXCLUSIVITAT DE L’AMOR
Cap. IV: ¿Cuáles son los efectos del amor?

El amor realza, por así decirlo, al hombre con la virtud de la castidad, ya que aquel que brilla con los rayos de un solo amor es incapaz de pensar en los brazos de otra, por hermosa que sea.

6)      LA VIRTUT DEL CELAR (ser discret i amagar la identitat de l’estimada).
      Cap. VI: Cómo se obtiene el amor y cuántos modos hay para ellos

En efecto, el amor que se divulga no conserva la estima del amante, sino que acostumbra a dañar su reputación con rumores adversos y a menudo hace que el amante se arrepienta. Raramente perdura el amor entre esos amantes, pero si por casualidad subsiste, no pueden solazarse como antes, porque la sospecha, cuando ha sido concebida del rumor, hace que su dueña se muestre más cautelosa y que le impida toda ocasión de hablar, y los parientes de la amante se inquietan y la vigilan. A partir de entonces surge una gran enemistad. En tales circunstancias el amor, no pudiendo solazarse, empieza a crecer sin mesura (immoderata suscipit icrementa) y lleva a los amantes a lamentar sus enormes tormentos, porque “nos esforzamos en conseguir lo prohibido y siempre deseamos lo que se nos niega” (Ovidi, Amores III, 4, 14)

7) NO POT HAVER-HI AMOR ENTRE ELS CASATS
[Resposta epistolary de la Comtessa de Xampanya, dins el cap. VI]

El amor no puede extender sus fuerzas entre dos esposos. En efecto, los amantes se dan todo gratuitamente el uno al otro y sin  que una razón los obligue; en cambio, los esposos están obligados, por el deber, a satisfacer sus mutuos deseos y a no negarse a nada.


Todavía otra razón parece oponerse a éstos: que entre los esposos no pueden existir verdaderos celos y sin celos no puede existir verdadero amor según atestigua la regla del amor que dice: “quien no siente celos, no puede amar”

traducció castellana de De Amore: Ines Creixell Vidal-Quadras (ed. Sirmio)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada