divendres, 26 de juny de 2015

HISTÒRIA DE ROMA: Rome, rise and fall of an empire (tots els vídeos)


1. LA PRIMERA GUERRA BÀRBARA. El general Màrius





2. ESPARTAC





3. JULI CÈSAR





4. EL BOSC DE LA MORT. Octavi August





5- LA INVASIÓ DE BRITÀNIA. L'emperador Claudi.





6. LES GUERRES DÀCIES. Domicià i Trajà





7. REBEL·LIÓ I TRAÏCIÓ. Marc Aureli




Durada: 44:34
Continguts: coimperi de Luci Ver i Marc Antoni. Les campanyes de Pàrtia (Luci Ver) i de Germània (Marc Aureli). Traïció d'Avidi Cassi. Còmmode coemperador.

Qüestionari: clica aquí.


8. LA IRA DELS DÉUS





9. L'EMPERADOR DELS SOLDATS





10. CONSTANTÍ





11. EL GENERAL BÀRBAR





12. EL SOBIRÀ TITELLA





13. L'ÚLTIM EMPERADOR




dilluns, 22 de juny de 2015

MANUAL DE LENGUA SÁNSCRITA. Unidad 1


TABLA DE CONTENIDOS DE LA UNIDAD PRIMERA

 Los sonidos del sánscrito. Escritura  devanāgarī y transliteración

Los fonemas del sánscrito y su representación en devanāgarī

Cantidad vocálica

Notación vocálica en devanāgarī

Grafías para la escritura de repha (vibrante retrofleja)

Cancelación consonántica en devanāgarī

Ligaturas

Prosodia y acentuación

Separación de las palabras

Cifras y números

Ejercicio 1




Unidad 1
Los sonidos del sánscrito.
Escritura  devanāgarī y transliteración

1§. La escritura devanāgarī (देवनागरी, literalmente “la [escritura] de la ciudad de los deva) o nāgarī, forma parte de los sistemas escriturales brahmánicos creados y usados en India, Nepal y el Tíbet. La devanāgarī  nace como una evolución de la antigua escritura gupta y sus primeros testimonios datan del siglo VIII aEC. Desde el s. XII ya se generalizó su uso para la escritura del sánscrito, práctica que se mantiene hasta hoy en día (con leves modificaciones) en algunas de las lenguas prácritas más habladas de la India moderna, como el hindi o el marathi.

Aunque también dispone de símbolos para representar las vocales y algunos accidentes fónicos como la aspiración o la nasalización, la devanāgarī es esencialmente un silabario: un sistema de escritura en el que la mayoría de signos no representan un fonema, sino una sílaba. Las sílabas básicas son constituidas por una consonante y una vocal a (a breve de timbre neutro, como enseguida se explicará), y son notadas por una determinada letra (अक्षर​ akara): así, el signo representa la sílaba ka. A partir de esta sílaba básica y su signo, y mediante la aplicación de determinadas variantes gráficas, se representarán las otras sílabas que contengan la misma consonante inicial e incluso el fonema k puro (esto es, el fonema consonántico oclusivo velar sordo libre de apoyo vocálico).

Los fonemas del sánscrito y su representación en devanāgarī

La tradición india clasifica los sonidos de la lengua sánscrita en vocales y consonantes. Asimismo, el silabario devanāgarī organiza sus grafías en catorce sonidos vocálicos, treinta y tres consonantes y cuatro signos especiales de nasalización, aspiración o cancelación vocálica. El orden tradicional de estos símbolos responde a una sistematización de naturaleza fonética, y es el siguiente:
I.       Vocales (svara): diez vocales puras (a, ā, i, ī, u, ū, , , , ) y cuatro diptongos (e, ai, o, au). Por su naturaleza, algunas vocales son de duración breve y otras, larga. Son largas las vocales puras que se transliteran con un trazo horizontal sobre ellas llamado macron: se entiende que su pronunciación dura el doble que el de una vocal breve.  

Mención especial merece el caso de a y ā: a la menor y mayor duración, aquí se añade otro factor que separa ambas vocales, que consiste en la mayor obertura y nitidez en la pronunciación de la vocal larga (que equivldría a la a del castellano) con respecto a la breve (cuya articulación se asemeja al de la vocal neutra del catalán oriental – por ejemplo, en casa – , de la e muda del francés –como en la pronunciación pausada de petit- o de la a inglesa en una palabra como afraid.

La es la variante vocálica de la r. En principio debería pronunciarse sin apoyo vocálico alguno, pues la ya actúa por si solo como vocal (kta se pronunciaría [´kɾtə]). Pese a ello, a menudo suele pronunciarse con una i como apoyo vocálico situado tras la , esto es como [´kɾitə]. Lo mismo se puede decir de , la variante de duranción larga de dicho fonema.

En cuanto a la es un fonema prácticamente inexistente en sánscrito:apenas aparece en determinadas formas de una sola raíz verbal (kp, ‘estar adaptado o adaptarse’). Su correlato largo no es más que una abstracción de los tratadistas de fonología sánscrita para conservar la simetría del sistema vocáilico, con una variante larga para cada vocal corta: no existe palabra alguna en sánscrito que presente dicha vocal.

Finalmente, todos los diptongos son también de duración larga. Se incluyen entre los diptongos los fonemas e y o, siempre de duración larga. Ambos fonemas son respectivamente el resultado de la monoptongación de antiguos diptongos *ai y *au[1], con un primer elemento breve (es decir, [əj] y [əw]). De modo análogo, los antigos diptongos decrecientes con el primer elemento largo (*āi y *āu) vieron reducida la duración de esa primera vocal, dando como resultado en época històrica los diptongos ai y au[2] (que fonológicamente se realizan como [əj] y [əw]).

Los svara se representan con las siguientes letras:





II. Consonantes (vyañjana, ‘[sonidos] adyacentes’). Se dividen en tres grupos:
a)      Oclusivas (sparśa). Organizadas según su punto articulatorio en cinco series o varga:
a. 1. velares o guturales (kavarga o kaṇṭhya[3]): k, kh, g, gh, .
a. 2. palatales (cavarga o tālavya): c, ch, j, jh, ñ.
a. 3. cerebrales o retroflejas (avargamūrdhanya): , h, , h, .
a. 4. dentales (tavarga o dantya): t, th, d, dh, n.
a. 5. labiales (pavarga u oṣṭhya): p, ph, b, bh, m.

Cada una de las cinco series de oclusivas comprende cinco fonemas, que se corresponden con las respectivas realizaciones sorda, sorda aspirada, sonora, sonora aspirada y nasal[4]. Para pronunicar la aspirada es preciso realizar una leve espiración tras la articulación del sonido consonántico. Así, kha se articula como [kha] y pha como [pha] (en ningún caso con una realización fricativa: es decir, nunca se debe pronunciar kha como el castellano ja ni pha con el sonido del español fa).

Las oclusivas retroflejas o cerebrales son los fonemas más extraños para un hablante castellano. Se pronuncian con el ápice de la lengua flexionada hacia la región post–alveolar.

Cabe prestar atención a la pronunciación del grup más vocal. Aunque a veces se use para el sánscrito una pronunciación en [gj+Vocal] propia de algunas variantes de lengües indias modernas (jñāna- [‘gja:], ), el modo más correcto de articluar el grupo es con los fonemas propios de cada fonética, esto es [dƷɲ+Vocal] (es decir, ha que leer jñāna- como [‘dƷɲa:nə]).

b)     Semivocales o sonantes (antasthā[5]): y, r, l, v.
En lo que atañe al punto de articulación, y es palatal, r (que en sánscrito recibe  el nombre de repha) es cerebral[6], l es dental y v es labiadental. Todas las semivocales son sonoras.

Mención especial merece la pronunciación de v. No se trataba una labiodental fricativa [v], como la v del francés (voix), inglés (voice), italiano (voce), portugués (voz), etc, sino más bien una aproximante (es decir, [Ʋ] con una relización intermedia entre la [v] y la [w]):

1)      Tras consonante, suele pronunciarse como u semivocálica, o sea como la w inglesa (well, wait, etc.), la u intervocálica del catalán (por ejemplo, cauen) o la u semivocálica del castellano huerto.

2)      Más dudas ofrece su pronunciación en posición inicial de palabra o en posición intervocálica. La tradición hindú moderna y buena parte de la tradición indóloga anglosajona, conservan la realización semiconsonántica (en [Ʋ] o en [w]) en estos contextos fónicos; mientras que los sanscritlógos franceses y alemanes, siguiendo la tradición védica, suelen preferir la articulación sononántica fricativa sonora de [v].

c)      Fricativas o sibilantes (ūman): ś, , s, .
En relación a su punto de articulación, ś  es palatal, es cerebral, s es dental y es aspirada. A excepción de , que es sonora, todas las demás fricativas son sordas.





III. Signos especiales. Incluimos en este apartado el visarga, el anusvāra, el anunāsika y el virāma.

a)      Visarga (विसर्ग​) o visarjanīya (विसर्जनीय​). Su nombre sánscrito significa “emisión” de aire. Indica la nasalización de la vocal que le precede, como resultado de la debilitación fonética de una antigua s o r. En devanāgarī se representa con dos puntos verticales situados a la derecha de una letra (), en transliteración latina se escribe con la grafía . Normalmente se encuentra a final de palabra (नमः nama); rara vez en interior de palabra (दुःख​ dukha).

b)     Anusvāra (अनुस्वार​). En devanāgarī se representa con un punto sobre una letra (), lo más común es transliterarla por una , y tiene dos posibles realización:
1) cuando va a seguida de una consonante continua (es decir, una sibilante, las aspirada h y o una sonante) marca el alargamiento y la nasalización de la vocal precedente. Así, sasāra se lee [‘sã:sa:rə] , siha- como [‘sĩ:hə] y siha vasati  como [‘sĩ:hã: ‘vəsəti]  .
2) cuando va ante consonante oclusiva, se realiza como la nasal homorgánica correspondiente, en decir:  ante velar, ñ ante palatal, ante cerebral, n ante dental y m ante labial.

c)      Anunāsika (अनुनासिक​). Representaría una leve nasalización de la vocal precedente. En devanāgarī se representa con un trazo curvo abierto en su parte superior y con un punto en su interior (), que se sitúa sobre la letra afectada. Se translitera por m̐.

d)     Virāma (विराम​). A diferencia de los tres signos precedentes, no se utiliza para marcar la presencia de una variante fonética  (nasalización, aspiración) asociada a una vocal o una sílaba formada por consonate + vocal, sino para indicar un fenómeno estrictamente gráfico. Es un trazo oblicuo hacia la derecha () que, escrito debajo del último daṇḍa (trazo vertical) de una letra, cancela la vocal a inherente a dicha letra. Se abundará sobre la cuestión en el apartado sobre las cancelaciones vocálicas. Obviamente, esta cancelación no se debe marcar con ningún grafema especial en la transliteración.


GRAFÍAS SIMPLES DE LA DEVANĀGARĪ Y SU TRANSCRIPCIÓN FONÈTICA

VOCALES
       इ   ई   उ      ऋ   ॠ   ऌ   ॡ   ए   ऐ   ओ   औ 
a     ā     i      ī     u    ū      ḷ      ḹ       ṛ     ṝ      e    ai     o    au



CONSONANTES
Velares                                क     ख     ग     घ     
                                            ka    kha     ga     gha    ṅa

Palatales                            च    छ      ज    झ    ञ
                               ca    cha       ja      jha     ña

Cerebrales                          ट     ठ     ड    ढ     ण
                                            ṭa      ṭha    ḍa    ḍha     ṇa

Dentales                            त     थ     द     ध    न
                               ta      tha     da    dha    na

Labiales                            प     फ     ब     भ     म
                              pa     pha    ba      bha    ma

Semivocales                    य      र     ल     व​
                              ya      ra       la       va

Fricativas                        शा     ष     स     ह
                                         śa     ṣa       sa     ḥa


Cantidad vocálica

Como sucedía con el latín o el griego antiguo, en la lengua sánscrita la duración vocálica es un rasgo fonológico relevante y funcional, pues es altamente operativo para distinguir los denominados ‘pares mínimos fonológicos’: por ejemplo, patra– con a breve significa `hoja’, pātra–  con ā larga significa ‘vaso, recipiente’.

Como ya se apuntó hace poco, el sánscrito cuenta con vocales de distinta duración:

a)      Las vocales altas u e i presentan dos variantes fonéticas con diversa duración vocálica. Existe una ī larga (धीर्गdhīrga) cuya pronunciación ocuparía aproximadamente el doble de tiempo que el de la i breve (ह्रस्व hrasva). Lo mismo sucede con la pareja ū larga y u breve y con los fonemas vocálicos /   y / .  

b)     En el caso de los fonemas ā/a, a la diferencia cuantitativa (mayor duración de la primera) se le suma otra de cualitativa, pues el timbre de la a es más cerrado y neutralizado (suena como la vocal neutra del catalán oriental o la u de las voces inglesas bus, pub) que el de la ā (cuyo timbre es similar al de la a del castellano).

c)      Los fonemas e y o, que en sánscrito son diptongos que proceden respectivamente de la monoptogación de *ai y *au, son siempre de duración larga.

Notación vocálica en devanāgarī

Ya se ha explicado que las letras de la escritura devanāgarī son en su mayor parte silabogramas. De hecho, las grafías vocálicas (अ, आ, इ, ई, उ, ऊ, ऋ, ॠ, ऌ, ॡ, ए, ऐ, y औ) tan solo se utilizan a principio de palabra, cuando constituyen una sílaba por sí solas. Para el resto de los casos (vocales asociadas a una consonante precedente), la notación vocálica se indica mediante una serie de signos diacríticos aplicados sobre los akara consonánticos.
Así, si el akara representa la sílaba ka (con una vocal a inherente), el resto de la serie vocálica asociada a esta grafía es    
 का  कि  की  कु  कू  कृ  कॄ  कॢ  कॣ  के कै को  कौ
   kā     ki        kī        ku     kū      k      k      k      k      ke     kai    ko     kau
  En el caso de la letra , los diacríticos de la u y la ū no se unen al extremo inferior de la consonante:
रु   (ru)        रू  (rū)


Grafías para la escritura de repha (rótica retrofleja)

Hay tres maneras de representar la r consonántica en devanāgarī:
  1. Mediante la grafía . Se usa cuando va seguida por un sonido vocálico o un diptongo con el que constituye una sílaba de dos fonemas.
Ejemplo: kara– (‘mano’), रोहति rohati (‘[él/ella] crece’)
  1. Mediante una línea oblicua descendente trazada de derecha a izquierda y enganchada a la izquierda del daṇḍa de algunas letras consonánticas. Indica que entre la consonante a la que se le añade el trazo y la vocal asociada a dicha consonante debe incluirse el sonido de la r.
Ejemplos: प्रति prati (´hacia’), ग्रा grāma– (‘pueblo’).
  1. Mediante un trazo vertical curvo (abierto hacia la derecha) situado sobre una consonante (si forma sílaba con la vocal inherente a) o sobre el último daṇḍa del diacrítico vocálico que pueda acompañar a dicha letra. Este grafema indica que, delante de la sílaba sobre la cual se escribe, debe pronunciarse una r.
Ejemplos: र्मन् karman– (´acción´), र्वत​ parvata– (´montaña´)

Cancelación consonántica en devanāgarī

La escritura devanāgarī desarrolló tres diferentes métodos para indicar que una determinada akara debe pronunciarse sin la vocal inherente a, es decir, como una consonante pura (esta necesidad surge cuando hay que escribir bien consonantes a final de palabra que no sean ni ni , bien grupos consonánticos en interior de palabra o secuencia fónica):
  1. Mediante el virāma. Como ya se comentó, se trata de un trazo oblicuo hacia la derecha situado debajo del daṇḍa[7] del akara o bajo el mismo akara si se da el caso de que la letra carece de daṇḍa.
Ejemplos: जलम् jalam (´agua´, en nom./ac. sg.), मनस् manas (´mente´, en nom./ac. sg.).
  1. Por medio de la supresión del daṇḍa de la letra.
Ejemplos:  स्था sthā- (´estar [de pie]´),  व्यध् vyadh- (´agujerear´), वदन्ति vadanti (´[ellos/ellas] dicen´).
  1. Escribiendo debajo del akara cuya vocal queda cancelada, la consonante que la sigue.
Ejemplos: अट्टaa– (´fuerte, sonoro, estruendoroso´), पञ्च​ pañca (`cinco´)
  1. Usando una ligatura.

Ligaturas

La escritura devanāgarī ha desarrollado una serie de grafías para representar combinaciones consonánticas de aparición bastante frecuente en el sánscrito. Se conocen con el nombre de ligaturas, toda vez que son grafemas compuestos que suelen ligar o combinar los trazos de las dos o tres letras que combinan.

Algunas de las ligaturas más recurrentes[8] en la escritura del sánscrito son:

क​
क्क​ (kka)    क्त (kta)    क्ष् (kṣa)   
ज​
ज्ञ (jña)
त्त​ (tta)    त्त्व​ (ttva)    त्न​ (tna)    त्र​ (tra)
द​
दृ (dṛ)    द्द (dda)    द्ध​ (ddha)    द्भ​ (dbha)      द्म(dma)      द्य​ (dya)    द्र​ (dra)     द्व​ (dva)    द्व्य (dvya)    ​   
 न​
न्न​ (nna)    न्र​ (nra)   
प​
प्त​ (pta)    प्न​ (pna)    प्र​ (pra)
ब​
ब्र​ (bra)
भ​
भ्र​ (bhra)
म​
म्न​ (mna)    म्र​ (mra)
श​
श्च​ (śca)    श्न​ (śna)    श्र​ (śra)    श्व​ (śva)    
ष​
 ष्ट​ (ṣṭa)     ष्ठ​ (ṣṭha)
स​
 स्त्र​ (stra)    स्न​ (sna)    स्र​ (sra)
ह​
 ह्ण​ (ha)    ह्म​ (hma)   ह्य​ (hya)    ह्र​ (hra)         

Prosodia y acentuación

Parece que en sus orígenes la lengua sánscrita tenía un acento tonal, como sucedía en griego antiguo. Por lo menos en las modalidades más cultas de la lengua, este tipo de acento pudo mantenerse algunos siglos después de Pāini, hasta que finalmente fue sustituido por un acento de intensidad, similar al del latín. Como en esta lengua, la situación del acento vendrá definida por la naturaleza ‘pesada’ o ‘ligera’ de la penúltima sílaba.

Una sílaba es ligera (लघु laghu) cuando su núcleo es una vocal breve que no va seguida por dos consonantes. En cambio, es pesada (गुरु guru)
-           si contiene una vocal larga,
-          si contiene una vocal breve a la que siguen dos consonantes.

Para saber sobré qué sílaba recae el acento tónico de una palabra, hay que fijarse en la naturaleza ‘ligera’ o ‘pesada’ de la penúltima sílaba de dicha palabra. Si la penúltima sílaba es pesada, el acento tónico se situará en dicha sílaba, y la palabra será aguda. En el caso de que la penúltima sílaba sea ligera, habrá que observar si la sílaba anterior es pesada para saber que la palabra es esdrújula. Si se diera que la penúltima también fuera ligera, entonces el acento se retrotraería hasta la sílaba precedente y la palabra sería sobreesdrújula. Nótese cómo este método para determinar la sílaba tónica de una palabra sánscrita es prácticamente idéntica a la “ley de la penúltima” de la prosodia latina, con la única salvedad de que, a diferencia del latín, el sánscrito sí cuenta con palabras sobreesdrújulas.

Ejemplos:
vadāmi: es llana, porque la penúltima sílaba es guru (contiene una vocal larga).
vadanti: es llana, porque la penúltima sílaba es guru (contiene una vocal breve seguida de dos consonantes).
vadati: es esdrújula, porque la penúltima sílaba es laghu.
sarasvatī: es esdrújula, porque la penúltima sílaba es laghu y la antepenúltima es guru (contiene una vocal breve seguida de dos consonantes).
bhārata: es esdrújula, porque la penúltima sílaba es laghu y la antepenúltima es guru (contiene una vocal larga).
kāmayate: : es sobreesdrújula, porque tanto la penúltima como la antepenúltima sílaba son laghu (sus vocales son breves y no están trabadas por una doble consonante).

Ya se habrá notado que este sistema de acento de intensidad no contempla la existencia de palabras agudas, a no ser que se trate de monosílabos.

Separación de las palabras

Escritura continua en devanāgarī. En sánscrito las palabras sólo pueden acabar en vocal, diptongo, anusvāra, visarga o una única consonante marcada con virāma.
  1. En la escritura continua en devanāgarī, cuando una palabra acaba por consonante y la siguiente comienza por vocal, se escriben los dos fonemas seguidos, constituyendo una misma sílaba y representando la secuencia fonética que de hecho constituyen. Por ejemplo:
तदयमवदत् tadayamavadat (= tad ayam avadat[9])

  1. Así pues, en la escritura continua en devanāgarī solo suelen separarse dos palabras consecutivas cuando la primera acaba en vocal, anusvāra o visarga y la siguiente comienza por consonante.
कन्या तं वदति kanyā ta vadati[10]

  1. Más adelante, cuando hablemos de los sandhi externos, veremos un segundo caso en que es posible la separación entre palabras en la escritura en devanāgarī: se dará cuando una palabra acabe en visarga (o incluso en diptongo) y la siguiente comience por vocal; en caso de que el resultado no sea una contracción de ambos elementos vocálicos, lo que hallaremos serán una combinación de dos elementos vocálicos (vocales simples o diptongos) en hiato y escritas separadamente, respectivamente al final y al inicio de las dos palabras en contacto.
Avanzamos un ejemplo que más adelante será explicado con mayor detenimiento y precisión. Por sandhi, en el grupo अश्वाः आगच्छन्ति (aśvā+āgacchanti, ‘los caballos vienen’) la visarga final de la primera palabra (precedida por ā larga) cae por ir seguida de una vocal, de manera que el resultado es un hiato, que queda marcado por la escritura no amalgamada de ambas palabras: अश्वा आगच्छन्ति (aśvā āgacchanti).


EN RESUMEN:
  1. Cuando una palabra acaba en consonante y la siguiente comineza por vocal, ambas palabras se escriben de continuo, de manera que la consonante y la vocal constituyen una misma unidad silábica.
  2. Cuando una palabra acaba en vocal o anusvāra o visarga y la siguiente empieza por consonante, ambas palabras se escriben separadas.
  3. Como se explicará más adelante con mayor precisión, cuando la primera palabra acaba en vocal o visarga y la siguiente comienza por vocal se operan una serie de fenómenos de fonética sintáctica llamados sandhi cuyo resultado puede ser bien la contracción de dos elementos vocálicos (y, consiguientemente, la escritura amalgamada de ambas palabras) o bien la aparición de un hiato (caso en el que ambas palabras se escribirán separadas).

Escritura continua en alfabeto latino transliterado. Si para la escritura en devanāgarī hay una norma más o menos universal para separar o unir palabras en la escritura continua, en el caso de la transliteración al alfabeto latino de textos sánscritos no se puede decir que exista una solución mayoritariamente aceptada por editores y especialistas.

Los dos usos más extendidos son:
  1. Separar y unir las palabras del mismo modo como se hace en escritura devanāgarī. La virtud de esta práctica es que la transcripción latina muestra una apariencia muy fiel a la del texto original en devanāgarī. Por el contrario, su mayor inconveniente sería la larga extensión que pueden llegar a tener ciertas unidades gráficas y la consiguiente dificultad que ello supone para la identificación de las palabras que las componen. Por ejemplo, el segundo verso de Bhagavad-gītā, II, 2, que en devanāgarī es
अनार्यजुष्टमस्वर्ग्यमकीर्तिकरमर्जुन​
Se transcribiría así:
anāryajuṣṭamasvargyamakīrtikaramarjuna

  1. Separar cada palabra de la anterior al menos que entre ellas se haya producido algún fenómeno de contracción vocálica (sandhi vocálico). Asimismo, se separan los distintos elementos de los compuestos nominales mediante un guión. El resultado es un texto más alejado de la fisonomía gráfica del original, pero más sencillo de entender para el que se inicia en el estudio de la lengua sánscrita. De acuerdo con este método de transcripción, el verso segundo de Bhagavad-gītā, II, 2 se transliteraría del siguiente modo:
anārya–juṣṭam asvargyam akīrti–karam arjuna

Precisamente por resultar de mayor claridad para el que se está introduciendo en el estudio del sánscrito, en el presente manual se opta por este segundo sistema de transcripción.
Así pues, cuando en algún ejercicio se tenga que transliterar de la escritura devanāgarī al alfabeto latino, es preciso recordar que el único caso en que dos palabras no se deben separar es cuando entre el final de la primera y el inicio de la siguiente se dé una contracción vocálica por sandhi.


Cifras y números
Las cifras arábigas, utilizadas hoy en medio mundo, son de origen indio. En devanāgarī, los signos utilizados para las cifras simples son:
1
2
3
4
5
6
7
8
9
0
एक
eka–
द्व द्वि
dva–
dvi–
त्रि
tri–
चतुर्
catur–
पञ्च
pañca–
षष्
aṣ–

सप्त
sapta–
अष्ट
aṣṭa

नव
nava–
शून्य​
śūnya–
A partir de aquí, los numerales compuestos se escriben en el mismo orden que nuestras cifras arábigas (millares–centenas–decenas–unidades). Además, tal y como se hacía en griego antiguo y a diferencia de lo que sucede con las lenguas románicas, este orden también se mantiene en el nombre de las cifras: १० (daśa), २० (viśati), १७ (saptadaśa) , २९ (navaviśati), etc.


Aquí tenéis un vídeo de un maestro que va escribiendo cada una de las letras de la devanāgarī y, acto seguido, las pronuncia.



Ejercicio 1

I. Lee y transcribe las siguientes palabras:

  जन​ । कर । नर ।​ गज ।​ फल ।​​ कनक ।​ वन ।​ धन ।​ हम ।  शठ ।​ दा । बाल​ । काक । माला । दास​ । आचार ।​ आकाश ।​ एव । इषु ।  गुरु ।  कृ ।  नृप । तृण । गुण । कुसुम ।​ कूप ।​ देश । खसृ । मेघ ।​​ रेघा । धेनु ।  कपोत ।  लोक​ ।


II. Lee y transcribe las siguientes palabras. Presta atención a la notación de las vocales i (breve) y ī (larga):

कवि । पिरि  ।  मुनि  । नीति  ।  जीवन । ​ भूमि  ।  नगरी  । शरीर  ।​  दुहितृ  ।  जननी  ।  उदधि    राशि  ।  षिषु  ।  अतिथि  ।  उपरि   ।  गिरि  ।  अरि  ।   विनय​    अलि  ।  पृथिवी  ।  गृहिणी  ।  ऋषि  
III. Lee y transcribe. Presta atención a los visarga y anusvāra:

जनकः  ।  आकाशः  ।  देवैः    धूलः  ।  कामौ   । गिरेः  ।  इषोः  ।  धनं । सिंही  ।  दुःखं  । मोहः ।

IV. Lee y transcribe. Presta atención a la notación de repha:
​  रथ​    पर्वत​    ग्रामयोः  । क्रोध​ ।  शर्वरी    प्रति  ।  रेणु  ।  शिर्ष


V. Lee, transcribe las siguientes palabras. Presta atención a las cancelaciones vocálicas:

इन्धन​  । ​ इन्दु  ।  पर्वम्  । अनन्तरम्    कव्य​  । सन्ध्धा    चञ्चु    रज्ज​ ।   पुनर् 

VI. Lee y transcribe las siguientes palabras. Presta atención a las ligaturas:

पत्र । पुत्र​  । अन्न​  । ​ ह्रद  ।​ चन्द्र  ।​ वृक्ष  ।​  प्रासाद     मुद्रा     रात्रि  । अग्नि     भ्रातृ  । अद्य​  । पत्नी     राज्ञी  ।  उद्यान​  ।  भक्ति     ईश्वर ।​  अश्व​    श्रोतृ   । खस्ति  ।  स्म्भा 

VII. Escribe en devanāgarī:

a) bhūmāvupaviśāmi. b) snāyu. c) jñanam. d) ketrai. e) agāt. f) udyāne. g) rohanti. h) arthābhyām. i) śāstrai j) sarvadā. k) krīīva. l) drśyate. m) asti. n) andhakārea. o) ratna. p) atra. q) tyakta. r) mūa. s) tiṣṭhāmi. t) bhramati. u) sihī aśvaśca. v) baddha. w) sa  na jānāti. x)  tena suhdā rakita. y) mayā dattam. z) tvayā dṛṣṭam.





NOTAS
[1] El asterisco ante una forma indica que dicho fonema o palabra es una mera conjetura histórica, es decir, que si bien se trata de una hipótesis razonable incluso hasta cierto punto demostrable, no se hayan documentos escritos que atestigüen con absoluta certeza existencia de dicha forma.
[2] Como más adelante se verá (al tratar el sandhi vocálico), la certeza de la evolución de āi > ai, āu > au y de ai > e, au > o nos viene confirmada por la tendencia a presentar el diptongo primitivo (de algún modo “subyacente” en la conciencia del sanscritófono) en contextos fonológicos en los que ai, au, e y o en final de palabra van seguidas por una vocal. En estos casos se suele topar el rastro primitivo diptongo, a menudo con perdida de la su vocal débil final: ai pasa a ā y au pasa a ā o āv, mientras que e y o dan una a.
[3] De los dos nombres posibles en sánscrito para cada varga, el primero hace referencia al primer fonema de la serie (kavarga, seria ‘la serie de ka’, cavarga, ‘la serie de ca’, etc.), mientras que el segundo alude al punto articulatorio común a todos los fonemas de la serie (kaṇṭya seria ‘gutural’; tālavya, ‘palatal’; mūrdhanya, ‘cerebral’; dantya, ‘dental’; oṣṭhya, ‘labial’).
[4] En ningún caso hay que pronυnciar estas oclusivas con las variantes alofónicas aproximantes de las sonoras (γ, δ, β) que hallamos en castellano en ciertos contextos (como por ejemple en posición intervocálica; ejemplos: pagabas, hagas, incluso con una –r- tras la oclusiva, como en agrio, adrenalina, cabra).
[5] Literalmente, “situadas en medio”, en alusión a su naturaleza mixta o intermedia, entre consonántica y vocálica.
[6][6] No alveolar como la española; y en ningún caso (ni siquiera en inició de palabra o sílaba) es una rótica múltiple, sino siempre simple.
[7] El daṇḍa (literalmente, y en una primera acepción, ‘bastón, palo’) es el trazo vertical que forma parte de muchas de las letras del devanāgarī.
[8] Se incluyen algunas con la variante de repha en posición post–consonántica, atendiendo a la conveniencia de distinguirlas correctamente de ligaturas similares en las que aparece la n: por ejemplo, प्र​ (pra) y प्न​ (pna).
[9] tad (acu. sg. n.: ‘esto/lo’) ayam  (nom. sg. m: ‘él’) avadat (3 pers. sing. imperf.: ‘dijo’), és decir: `´el lo dijo’.
[10]  kanyā  (nom. sg. f.: ‘la muchacha’) ta  (acu. sg. n: ‘eso’) vadati (3 pers. sing. presente.: ‘dice’), o sea: `´la muchacha dice eso’.